“I’ve done my sentence, but committed no crime…”

He cumplido mi sentencia,

pero no he cometido el crimen…

Freddie Mercury – We are the Champions

El Caso

La historia del juicio en contra de Andrés Felipe Arias es una de las más grandes injusticias cometidas en nuestro país, no sólo contra un hombre, sino contra una familia. Es la historia de una condena sin pruebas, totalmente política y no sólo injusta, sino con una de las penas más altas que alguien pudiera imaginar. Un juez lo envió por primera vez a la cárcel cuando su hijo pequeño tenía un mes de nacido y su hija dos años.

Andrés Felipe Arias no está pidiendo que lo indulten. Se indulta a quienes han violado la Ley. Ese no es su caso. Lo único que pide es una segunda instancia, algo a lo que todos los seres humanos tenemos derecho cuando somos condenados penalmente, pero con jueces y fiscales verdaderamente imparciales, de tal manera que él pueda demostrar su inocencia en condiciones justas y transparentes. La segunda instancia es un derecho humano supremo porque aún cuando se está ante jueces íntegros, éstos se pueden equivocar. En el caso de Arias no sólo se equivocaron, sino que lo condenaron sin una sola prueba. Sólo para vengarse de un gobierno. Pero llevándose por delante no sólo la vida de él, sino también la de su esposa y sus dos hijos.

Videos de Interés

Última Publicación de Interés

Inscríbete en Nuestro Newsletter.

(Recuerda que para poder estar en contacto contigo debes escribirnos tu correo eléctronico correctamente, porfavor revisalo antes de enviarnos tu mensaje).